Afición vs adicción

¡Hola padeler@s!

¿En qué momento una afición se convierte en una adicción? ¿Dónde está la línea?

¡Jugamos porque nos gusta! Yo personalmente porque el pádel me aporta muchas cosas y casi todas buenas pero ¿alguna vez habéis pensado: ¿«Quizás juego demasiado o jugaría más a menudo si no tuviera obligaciones»?

Qué el pádel engancha lo tengo bastante claro ¿Qué opinas?

Tiene un factor social, un gran margen de mejora y una facilidad empezar a jugar que somos miles de federad@s en este deporte sólo en España (más de 65000 a principios de 2018)

Much@s jugadores jóvenes con los que he coincidido en sus inicios podían tener ¡¡hasta 3 partidos en un día!!

La liberación de endorfinas (hormona de la felicidad) y de adrenalina está más que demostrada en personas que realizan algún deporte pero como en casi todo un exceso puede llegar a ser perjudicial con mayor riesgo de lesiones, insomnio y falta de conciliación con la familia.

Conclusión: El deporte debe beneficiarnos a nivel físico, mental, social y familiar. Si la práctica de nuestro hobby favorito está perjudicándonos en algún área de nuestra vida quizás debemos revisar por qué y para qué hacemos deporte.

«Mens sana in corpore sano» sí pero con «seny» (sentido común) 😂

«Si me pilla con 20… 💃no hago otra cosa»

Mari G. Salas

Y que escriba yo este post después de la semana que llevo solo demuestra que soy consciente de una cosa… I need padel 🤷🏻‍♀️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.